Origen y aplicaciones de la soldadura aluminotérmica

Todas las industrian innovan continuamente con tal de poder ofrecer las mejores soluciones a sus clientes, así como más rápidas y eficientes. Por este motivo, hoy en día podemos disfrutar de tecnologías tan avanzadas como la soldadura aluminotérmica, la cual surgió a finales de siglo XIX en Alemania.

El origen de este proceso innovador está en manos de Hans Goldschmidt, la persona que descubrió que la reacción exotérmica entre el polvo de aluminio y un oxido metálico de polvo, puede iniciarse con una fuente de calor. Como hemos podido observar, este proceso es exotérmico y se emplea el aluminio como reductor de óxidos metálicos.

Para crear calor, se utiliza una reacción térmica exotérmica de óxido metálico, agente reductor, metal reducido y óxido del agente reductor. El calor que se genera con esta reacción química funde el metal de aportación, así como los extremos de las piezas a unir. De esta forma, la pieza queda totalmente unida y la alúmina queda como residuo protector en forma de escoria.

Actualmente, la soldadura aluminotérmica se utiliza para sectores como la construcción de edificios o railes de vías férreas. Algunos ejemplos de ello es su utilización para: unir extremos de grandes vigas de refuerzo de hormigón, hacer soldaduras en grandes secciones donde otras soldaduras no se puedan utilizar y en el sector militar a la hora de sabotear las piezas móviles de un equipo capturado y que será abandonado tras una batalla.

En cuanto a las razones por las que actualmente se utiliza tanto la soldadura aluminotérmica encontramos que su calidad se complementa perfectamente con la simplicidad y bajo coste que conlleva, así como puede crear soluciones que otro tipo de soldaduras no pueden.

Herramientas y materiales de la soldadura aluminotérmica

La soldadura aluminotérmica se utiliza esencialmente para piezas moldeadas en acero, por lo tanto, se deben utilizar las siguientes herramientas para llevar a cabo su proceso: crisol, molde y platillo para escoria. Por otro lado, se requiere polvo de encendido o varilla de ignición para elevar la mezcla a unos 1200ºC, la cual es la temperatura de ignición.

En cuanto a las herramientas, el crisol es un recipiente diseñado para contener el polvo de termita mientras se calienta la reacción química, también es necesario el molde para colocarlo alrededor de los extremos del riel y, de esta forma, sellar la zona para mantener el metal de la soldadura en su lugar hasta que este se enfríe. Finalmente, el platillo para escoria es un recipiente para el rebose de escoria o cualquier exceso de metal que pueda quedar en la soldadura aluminotérmica. Cabe destacar, que es realmente importante que las caras a soldar estén bien limpias y con una separación acorde a la sección a soldar antes de llevar a cabo todo el proceso.