¿Podrá soportar la red eléctrica el incremento de coches eléctricos?

Uno de los objetivos mundiales hoy en día, es poder reducir la gran cantidad de emisiones perjudiciales para el medio ambiente y la atmósfera, como por ejemplo la contaminación, los humos, la polución y muchos otros factores. Una de las soluciones a este problema, por la cual cada vez se está apostando más fuerte, es la incorporación de coches eléctricos en todo el mundo, con tal de que la movilidad eléctrica se convierta en el método principal de movilidad.

Ya estamos viviendo un gran aumento de coches eléctricos, ya que cada vez son más los coches eléctricos que se venden, y se espera que en los próximos seis años, se vendan más de dos millones de unidades de vehículos eléctricos.

Sin ninguna duda, esto es una gran idea y la solución correcta al problema de contaminación, pero es muy importante que tengamos en cuenta que aumentará el consumo de electricidad, por lo que hay que estudiar detenidamente cómo afectará la incorporación rápida y masiva de la movilidad eléctrica a nuestros sistemas eléctricos.

Realmente, tampoco acaba de ser un gran problema, siempre y cuando los vehículos eléctricos se carguen por la noche ya que cuando más energía se consume es entre las 13:00 y las 20:00, pero en cambio desde las 23:00 hasta las 6:00 se consume muy poca energía, ya que la gente está durmiendo y por lo tanto no utiliza tantos aparatos electrónicos ni luz.

Por lo tanto, entre las once de la noche y las seis de la mañana sería la hora ideal para cargar los coches eléctricos, así que por las noches antes de irnos a dormir podríamos dejar el coche cargándose, sin poner en riesgo la producción de energía, además se fomentará el incremento de la presencia de renovables en la red.

Uno de los problemas de la energía, es que no hay suficiente espacio de almacenamiento energético a gran escala, pero gracias a la carga de coches eléctricos por la noche, este problema también lo solucionaremos, ya que las baterías de los vehículos eléctricos no sólo van a consumir energía del sistema eléctrico, sino que también serían n gran sistema de almacenamiento energético muy dinámico.

Y con los grandes avances tecnológicos de hoy en día, habrán sistemas inteligentes que se encargarán de regular y optimizar los mejores momento para cargar los vehículos eléctricos, pero además el sistema eléctrico, también podrá recibir energía de los vehículos cuando sea necesario, convirtiéndose de esta forma en una parte activa de la red eléctrica y no solo en un punto de consumo.

Por lo tanto, como conclusión podemos decir que la red no solo será capaz de soportar el incremento masivo de vehículos eléctricos sino que además se podrá beneficiar de este hecho.