TENDENCIAS EN ENERGÍAS RENOVABLES, CONSTRUCCIÓN Y AGUA

Los desafíos a los que se enfrenta el planeta implican también grandes alternativas para el sector de la energía, la construcción y el agua. En este articulo analizamos 3 frentes que cobrarán una fundamental capital en la configuración del mundo durante los siguientes años: la generación de energías renovables, ciudades inteligentes, economía circular, la producción y acceso a alimentos y agua, y demás.

 

GENERACIÓN DE ENERGÍA LIMPIA

En primer sitio, la necesidad de una economía más respetuosa con la gente y el medioambiente pasa por una apuesta decidida por la generación de energías renovables representarás casi el 60% de la nueva capacidad que se establecerá a nivel global y la inversión esperada en energías renovables superará los 7 billones de dólares hasta 2040.

Es importante que todos los países aumenten la producción de energías renovables en su mix energético, pero tiene especial relevancia que los países en vías de desarrollo puedan alcanzar a estas tecnologías en condiciones competitiva frente a la utilización de energía fósil barata. Las energías renovables seguirán reduciendo los costes de fabricación, lo que hará de estas energías sean cada vez más bien vistas. A parte, esta apuesta también supondrá mejoras en las Smart grids o redes de distribución inteligente que trasladar la energía en tiempo real o a sitios de consumo.

 

CONVERSIÓN DE CIUDADES A SMART CITIES

La segunda tendencia será la conversión de los núcleos urbanos a smart cities. Estas ciudades estarás habitadas por gente conectada que disfrutan de sistemas asignados de inteligencia artificial, de edificios sostenibles y de espacios verdes.

 En el año 2008 la cantidad de personas que viven en ciudades superaron a las que viven en ámbito rural y se ve que para el 2050 casi el 70% de la población mundial vivirás en ciudades. Esta imparable urbanización requiere nuevos retos en la gestión de las infraestructuras, la accesibilidad, la movilidad sostenible, el suministro de energía limpia, entre otros. Las ciudades serán cada vez más poderosas y tendrán que asegurar la calidad de vida de las personas, garantizando simultáneamente la sostenibilidad social y tener consideración al medioambiente.

 

ECONOMÍA CIRCULAR

En tercer lugar, la transformación de la economía circular en las cadenas de producción es un prodigio que veremos en los siguientes años. La economía circular se basa en la innovación en los procesos y en el diseño de productos para volver a utilizar los subproductos y desechos y utilizarlos como insumos.

Para que eso pase, es fundamental que las empresas razonen bien el diseño de los productos y en la manera de optimizar la recuperación de sus componentes. Son cuantiosas las industrias que ya están empezando a aplicar estos criterios, como por ejemplo el sector textil, el de la construcción y la tecnología, entre otros.